Notas Nutrición

Desayunos: 5 recomendaciones para comenzar tu día con energía

Los cambios horarios y fluctuaciones en las rutinas pueden ser causa de desajustes en los tiempos que se destinan a la alimentación, especialmente en el desayuno. Sostener un orden en nuestra dieta, otorgarnos el espacio para preparar una comida saludable y comer con tranquilidad son hábitos sumamente importantes. A continuación, te brindamos 5 recomendaciones para que tus hijos y toda tu familia puedan comenzar el día de mejor manera y sentirse con mayor vitalidad.

  • Tomate tu tiempo para organizar las comidas

Es necesaria una pausa para organizar y comenzar la jornada con alimentos que nos aportan los nutrientes necesarios, manteniendo un balance entre las rutinas y nuestro propio cuidado. En tiempos donde fortalecer y cuidar nuestra salud es tema de cada hora, debemos dimensionar la importancia de la influencia de nuestros hábitos alimentarios en el estado de salud, así como también en las capacidades para aprender y para vincularse en comunidad.

  • Elegí una alimentación balanceada y variada

Una alimentación balanceada es muy importante para un adecuado rendimiento en los espacios de formación y el bienestar a lo largo de toda la vida. En esta ocasión, centramos la atención en el desayuno, tiempo de comida a veces olvidado, que puede verse relegado con el regreso a la presencialidad y los reajustes de tiempo.

  • No extiendas por demás tu tiempo de ayuno

Desayunar es fundamental tras el ayuno luego de descansar en la noche. Este nos proporciona la energía y los nutrientes para hacer frente al día, colaborando en mantener un peso apropiado y mejorando el rendimiento físico y mental. Saltearnos este tiempo de comida nos puede producir decaimiento, falta de concentración y hacer que estemos más irritados.

  • La clave: generar el hábito

Como forma de agilizar tiempo, si es escaso, debemos buscar estrategias para generar este hábito de forma diaria, por ejemplo, dejarlo preparado desde el día anterior. Por otro lado, en el caso de no tener mucho apetito en la mañana se puede realizar un desayuno ligero y completar con otra ingesta a media mañana.

  • ¿Qué puede incluir un desayuno equilibrado?

En el desayuno no debe faltar el lácteo, el panificado de buena calidad y la fruta. Destacamos recordar incluir este último grupo de alimentos, evitando usarlos en jugos para no perder buenas propiedades que las frutas presentan como la fibra.